Ir al menú
Ir al contenido

TRÉBOL ROJO
Trifolium pratense

Indicaciones

Problemas de menopausia, estado de ánimo depresivo (debido a las hormonas), síndrome premenstrual, ebullición, osteoporosis, nervosidad, acné, contra arrugas ...

Descripción

Composición :
Esencia de Trifolium pratense (8% de isoflavona)

Parte utilizada :
Planta florida

El trébol (Trifolium pratense) es una planta de la subfamilia de las Faboideae de la familia de las fabáceas o leguminosas (fabaceae o leguminosae). Pertenece al género de las Trifolium.

El trébol rojo es una planta herbácea persistente que alcanza entre 15 y 60 céntimetros de altura. Sus tallos erectos o ascendentes están pelados hasta vellosos. Sus hojas trifoliadas están colocadas alternamente y espiriodal. Las hojas más cerca al suelo son redondas, más arriba alargadas u ovaladas, están velloso por los dos lados y tienen una linea clara en el medio. El trébol rojo crece entre otras hierbas en nuestras praderas. Los campesino lo cultivan como forraje.

Está rico en fitohormonas. Esta hormona vegetal forma parte de los metabolitos secundarios de las plantas. Las fitohormonas tienen por su característica específica un efecto más ligero pero parecido a las hormonas sexuales. Por esto pueden complementar la producción remisiva de las hormonas del cuerpo. Una dosificación alta mejora piel seca (arrugas) y acné provocadas por las hormonas. También han descubierto una protección de ciertos tipos de cánceres condicionados a las hormonas, por ejemplo cáncer de útero, de pecho o de próstata. Estos fitoestrógenos, del trébol rojo sobre todo los isoflavonas genisteína y daiceína, pueden relantizar en la vejez la atrofia ósea o incluso impedirla. Cada vez hay más trofólogos que dan mucha importancia a estos metabolitos secundarios de las plantas y dicen que son buenos para la salud. Todavía no dan recomendaciones pero se ve que 40 mg de isoflavona es un complemento ideal para la alimentación diaria. Las isoflavonoides son muy parecidas a los estrógenos femininos. Quien toma trébol rojo no necesita más hormonas. Ya que en Asia y Latinoamérica se consume muchas isoflavonoides con la alimentación vegetal hay menos enfermedades que existen en nuestra civilización occidental. Estudios de comparación mostraron que una alimentación rica hierbas con un alto nivel de isoflavonas puede bajar el riesgo de enfermar de ciertos tipos de cáncer. La protección de las células de los metabolitos secundarios de las plantas no solo son buenos para las mujeres sino también los hombres pueden sacar provecho de sus caracterísiticas preventivos. Investigaciones más recientes muestran una mejora significativa de la piel con acné, en el envejecimiento de la piel y en arrugas.

Dosis

2 x al día 1 cápsula con agua
350 mg/cápsula

Imprimir