Ir al menú
Ir al contenido

LAPACHO ROSADO - Pau d'Arco
Tecoma impetiginosa

Indicaciones

Anemia, inmunodeficiencia, sistema linfático, hipofunción del hígado, tratamiento postoperatorio del cáncer, diabetes, metabolismo mineral, enfermedad vírica ...

Descripción

Composición :
Cápsula, 100% Tecoma impetiginosa cortex

Parte utilizada :
Albura de la corteza interna

El lapacho rosado (Tabebuia impetiginosa, sinónimo Tabebuia avellanedae) es un árbol de 35 metros de altura nativo de América Central y Sur. Es de hoja caduca y lleva durante su floración (en América del Sur desde mayo hasta agosto) muchas flores acampanadas de color rosa. Los indígenos lo llaman árbol de la vida y en portugues lo llaman ipê-roxo o pau d'arco. La corteza del lapacho rosado contiene una combinación y concentración especial de sales minerales y oligoelementos en parte raros como calcio, hierro, magnesio, fósforo, cinc, silicio, manganeso, cromo, molibdeno, cobre, potasio, sodio, cobalto, boro, oro, plata, estroncio, bario, níquel, etc, que faltan sobre todo en la alimentación moderna. Algunas sustancias activas son buenas para reuma, arteriosclerosis, asma, bronquitis, colitis, cistitis y prostatatis, varices, problemas de piel y para heridas que curan mal. En el hospital St. André en Sao Paulo lograron grandes éxitos con el lapacho rosado en las terapias contra el cancer.

Aquí una parte del libro "medicina naturista- corta y concisa", página 218 (5. edición en color):

"Por qué se recomienda lapacho rosado a todas las personas":

Nuestra salud y nuestra eficiencia depende en gran parte del estado de los líquidos corporales, es decir del líquido sanguíneo, linfático y celular. La contaminiación (es decir la intoxicación) de los líquidos corporales es muchas veces la causa de las enfermedades, como ha sido comprobado, porque casi todas las contaminaciones e intoxicaciones resultan de una dieta y de un modo de vivir incorrecto. Una mala alimentación, masticar mal, comer demasiado rápido o demasiadas cantidades, etc. afectan el aparato gastrointestinal, reduciendo así su rendimiento. El resultado es: alimentos mal digeridos que reducen el poder de filtración y desintoxicación de las membranas mucosas e incluso las paralizan. Los microbios parásitos y hongos (por ejemplo candida) se multiplican, producen tóxicos y pueden destruir la flora intestinal. Empezamos a tomar laxantes y destruimos totalemtente el intestino. Cuando está debilitado no trabaja correctamente convirtiéndose en el foco de una intoxicación del propio cuerpo. Los tóxicos llegan al hígado desbordándolo y perjudicándolo. Las toxinas intestinales lo inundan y el hígado las manda a las células del organismo. Lo peor es un intestino perjudicado. Por esto hay que desintoxicar el organismo y cuidar una flora intestinal sana. El LAPACHO ROSADO es una de las plantas más eficaces que estimula el hígado, la “depuradora” del organismo, para alcanzar rendimientos máximos (sin irritarlo). LAPACHO ROSADO es bueno para

„FORTALECER DE LA DEFENSA PROPIA“

o dicho en otras palabras: LAPACHO ROSADO fomenta el sistema inmunitario. El cuerpo se vuelve inmune contra los gérmenes patógenos y las sustancias tóxicas que alteran todos los días el equilibrio del ser humano. Es capaz de desarrollar anticuerpos, preparadas para su uso. Nuestra defensa está bien, cuando el hígado, el sistema linfático y los riñones funcionan correctamente. Con abedul, orthosiphon, barbas de maíz y con otras plantas puede estimular suavemente los riñones. Lo más importante de una terapia integral es que las “depuradoras” en el cuerpo funcionan bien. Un cuerpo, desequilibrado por una enfermedad, estrés o un modo de vivir incorrecto, puede desarrollar anticuerpos solamente de forma limitada. Casi todos los tratamientos terapéuticos naturales se basan en fortalecer el sistema inmunitario. Los indígenos guaraní y otras tribu india usan desde tiempos inmemoriales el poder curativo del LAPACHO ROSADO. Aprecian la corteza para desintoxicar y limpiar el organismo.

LAPACHO ROSADO tiene una combinación y concentración rara de sales minerales y oligoelementos. Son sustancias que faltan al ser humano de hoy, como calcio, magnesio, fósforo, cinc, cromo, silicio, manganeso, cobre, hierro, potasio, sodio, cobalto, boro, oro, plata, estroncio, bario y níquel. La combinación rara de las sustancias lapachol y xiloidina con efecto antibiótico, surte efecto muy especial. De esta manera puede usar LAPACHO ROSADO para muchas enfermedades como anemia, arteriosclerosis, asma, bronquitis, inflamaciones del intestino grueso, de la vejiga y de la próstata, diabetes, leucemia, inflamaciones de la médula ósea, parkinson, reuma, varices, problemas de la piel y para heridas que curan malamente.

Además usaron con éxito la corteza de LAPACHO ROSADO en diferentes tipos de cáncer. Científicos americanos y británicos y médicos comprobaron ya en los años 60 que LAPACHO ROSADO fomenta el proceso curativo en enfermedades cancerosas. Además puede ser usada como sales de baño por los éxitos en revitalización y en cicatrizaciones.

En vez de tomar la hierba en forma de infusión puede tomar las cápsulas de LAPACHO ROSADO, porque éstas contienen todas las sustanicas activas de su corteza y fomentan el tratamiento y su éxito. En el hospital de St. André en Sao Paulo confirmaron el efecto de esta corteza en enfermedades de úlceras y de tumores, además el efecto antibiótico y

antiviral. La corteza de LAPACHO ROSADO estimula la creación de los glóbulos rojos de sangre porque contiene mucho hierro y otros elementos minerales. En resumen se puede decir que LAPACHO ROSADO fomenta el sistema inmunitario y se puede recomendar a todas las personas porque estimula el hígado y el sistema linfático sin irritarlos y sin efectos secundarios.

Preparación de las infusiones:

Añadir 1 cuchara de corteza de LAPACHO ROSADO en 1,5 - 2 litros de agua fría, llevar a ebullición y dejar reposar unos 15 minutos. No beberlo demasiado caliente. Aplicar el resto de la corteza en zonas afectadas o ponerlo como abono o como cubierta del suelo a sus plantas.

Dosis

3-9 cápsulas al día con agua
360 mg/cápsula

Imprimir