Ir al menú
Ir al contenido

RÁBANO (negro)
Raphanus sativus var nigra

Indicaciones

Estreñimiento, indigestión, hepatopatía, hemorroides, hipofunción del bazo, efecto depurativo, erupción cutánea ...

Descripción

Composición :
Cápsula, 100% Raphanus sativus var niger rhiz

Parte utilizada :
Raíz

El rábano negro pertenece a la familia de las brasicáceas (Brassicaceae). Es una planta herbácea anual. Faraón Ramses II ya ordenó a sus sacerdotes plantar rábano negro en su reino porque lo valoraba mucho. Los egiptos antiguos comían mucho rábano negro para mantener su capacidad de rendimiento. Se recomienda una cura de primavera de rábano negro para liberar el cuerpo de las toxinas acumuladas durante el invierno por estrés y cansancio. Puede tomarlo fresco o en forma de cápsulas. Nuestros abuelos ya hacían estas curas de primavera y en otoño preparaban sus cuerpos para el invierno. Médicos griegos y romanos prescribían rábano negro contra la tos. Sus sustancias activas son aceite esencial sulfuroso, vitamina C y muchos otros elementos minerales diferentes. Alivian las indicaciones arriba mencionadas y tonifican el indestino; por esta razón puede provocar diarrea ligera. Esta tonificación influye indirectamente en los conductos biliares siendo bueno también para las inflamaciones de los conductos biliares, cálculos y arenillas biliares, porque la bilis puede salir más fácil. Se recomienda una cura (alternando con cardo mariano o desmodium) y es apto para una terápia que protege el hígado sin irritarlo. En algunos casos de estómagos sensibles puede provocar acidez de estómago y eructos.

Dosis

3-6 cápsulas al día con agua
400 mg/cápsula

Imprimir