Ir al menú
Ir al contenido

FUMARIA officinalis
Fumaria officinalis

Indicaciones

Hipofunción e hiperfunción de la vesícula biliar, cálculos biliares, ligeramente eferente, depurativo, baja el colesterol, arteriosclerosis, eczemas, micosis cutánea... Secundario: diurético, cansancio, obesidad, hipertonía

Descripción

Composición :
Cápsula, 100% Fumaria officinalis herba

Parte utilizada :
Hierba florida

La fumaria (Fumaria) es el género que da el nombre a la subfamilia fumarioideae dentro de la familia de las papaveráceas (Papaveraceae). También es conocida como palomilla o sangre de Cristo. Es una planta herbácea anual, varias veces plurianual, que crece erguida, tumbada o también trepa. Desde siempre está conocida para las indicaciones arriba mencionadas. Pero la hierba cayó en el olvido en la Edad Media, y en tiempos recientes los fitoterapeutas franceses la descubrieron de nuevo. Sobre todo por su contenido interesante: protopina, resina, mucina, colina y flavonoides con efecto antiespasmódico, depurativo y regulador del flujo biliar. Estudios clínicos recientes confirman: la fumaria officinalis licua la bilis, influye positivamente en las condiciones de flujo y relaja el esfínter del conducto biliar, siendo la razón del efecto depurativo y de la característica de bajar el nivel de colesterol. La fumaria debe formar parte de todas las depuraciones de sangre. Durante las primeras dos semanas tonifica, después relaja, surte efecto adelgazante y fomenta el sueño. Además estimula el hígado. Se dice que una persona puede alcanzar una edad avanzada gracias a la fumaria.

Precaución: Una sobredosificación puede provocar dolores de tripa.

Dosis

2 hasta máximo 6 cápsulas al día con agua
320 mg/cápsula

Imprimir