Ir al menú
Ir al contenido

DESMODIUM
Desmodium ascendens

Indicaciones

Insuficiencia renal, tratamiento posterior de hepatitis vírica y tóxica, regeneración de las células del hígado, daños en el hígado por alcohol, después de una quimioterapia ...

Descripción

Composición :
Cápsula, 100% Desmodium ascendens herba

Parte utilizada :
Hojas y ramas muy pequeñas

Desmodium adscendens forma parte de la familia de las fabáceas (Fabaceae) de distribución cosmopolita con aproximadamente 440 géneros con más de 10 000 especies diferentes. Desmodium es una planta plurianual de unos 50 centímetros de altura, con muchas flores lila y pequeños frutos verdes. Crece en bosques abiertos, pastos o en los márgenes de las calles. Esta planta natural de las zonas ecuatoriales de África y Latinoamérica proteje y regenera las células del hígado y es bueno para daños del hígado provocados vírica o químicamente, como por ejemplo por el abuso de alcohol o medicamentos contaminantes para el hígado. Los indígenas de la selva tropical del Amazonas usan desmodium desde hace siglos. En Brasil está conocida como amor seco o amor-do-campo y los peruanos la llaman manayupa y usan la infusión para depuraciones y para baños contra infecciones vaginales. Además había resultados positivos en tratamientos de alergias. Los curanderos en África usaron la planta para intoxicar el cuerpo; en Ghana para pacientes con asma. Algunas de sus saponinas (soyasaponina y dehidrosoyasaponina) surten efecto sobre los músculos de respiración como puede comprobarse. Esta planta muy interesante pertenece a las pocas "plantas que protegen el hígado", que pueden regenerar las células del hígado y a la vez estimularlo sin irritarlo. La cosecha de desmodium es después de la floración porque en este momento hay más sustancias activas como diferentes alcaloides, flavonoides, aminoácidos libres, prolina, sustancias amargas suaves y ácidos grasos libres que ayudan regenerar el hígado. Después de una quimioterapia eficaz se puede usar la planta para eleminar las sustancias tóxicas en el cuerpo. Además puede curar más rápidamente la hepatitis vírica. Ayuda también a personas alcohólicas regenerando más rápidamente el hígado, ya que estas casi siempre tienen daños en este órgano. Un tratamiento óptimo: alternar con cardo mariano.

La llaman también "planta que baila". Mire este video:

(Copie el enlace en su navegador, ¡bajar el volumen!)

Dosis

3-6 cápsula al día con agua
340 mg/cápsula

Imprimir